Leyes y ética pueden convivir en paz con la tecnología

leyes-y-ética-pueden-convivir-en-paz-con-la-tecnología-profesional-3-punto-0La tecnología está hoy en día en una curva exponencial y está llegando prácticamente a todo y a todos. Cambios cuya magnitud antes llevaban siglos, ahora ocurren en décadas, incluso en años.

Los teléfonos móviles eran para ricos, los drones fueron máquinas de guerra multimillonarias y los super-ordenadores estaban destinados a las investigaciones secretas del gobierno. Hoy en día, cualquiera puede fabricar un dron con sus propias manos y muchos accedemos a cuentas de Facebook en nuestros smartphones que tienen más poder que el Cray2 (supercomputadora que en 1985 costaba 17.5 M de dólares y pesaba 2.500 kg).

Tanto las leyes como la ética no siguen este mismo ritmo, consecuencia de ello son la multitud de leyes todavía no legitimadas y lagunas legales que muchos utilizan para hacerse ricos en un corto período de tiempo.

El desarrollo de los derechos de autor surgió con la creación de la imprenta, aunque los debates acerca de la propiedad de las ideas ya se trataban desde hacía 300 años. El rey  Diarmait Mac Cerbhaill dictó la siguiente sentencia a raíz de la copia del Cathack (manuscrito irlandés): “A cada vaca le pertenece su cría; por lo tanto, a cada libro le pertenece su copia. Un ejemplo duro, pero hay que tener en cuenta que estamos en el S.V d.C.

Privacidad

En cuanto a la privacidad de los datos hemos centrado mucho la atención en la vigilancia de la NSA, pero los datos que obtienen Google, Apple, Facebook, aplicaciones, etc., no tienen comparación. Nuestros smartphones están conectados a nuestros movimientos y hábitos. Nuestras búsquedas en Internet rebelan nuestros pensamientos. Con los nuevos wearables y los sensores conectados a nuestros teléfonos, se podrá obtener información acerca de nuestra psicología y salud. ¿Dónde se dibuja la línea entre lo que es legal y ético?

Lo mismo ocurre con nuestro ADN. Actualmente un test del genoma puede costar unos 6.000 €, pero pronto llegará a ser como un prueba de sangre. Las empresas de test genéticos han incluido cláusulas contractuales que les permiten usar y vender la información de la genética de sus clientes a terceros. Pronto comenzaremos a ver productos en las aseguradoras y específicos de acuerdo a esa información. Para la mayoría la información de nuestro ADN nunca ha estado a nuestro alcance y en EE.UU. algunos estados han comenzado a aprobar leyes declarando que tu ADN es de tu propiedad.

Comités de ética

De todos los inventos existen prototipos, pruebas, estudios, puestas en marcha, etc. Los comités de ética ya deberían comenzar a redactar manuales de conducta, del buen hacer, de lo que sea mientras se ponen en práctica para que cuando esté al alcance de todos, sólo se necesiten realizar las correcciones que sean necesarias.

¿Qué ocurriría si un coche auto-conducido que tiene un software defectuoso dañara a un peatón? ¿o la cámara de un dron capte a alguien bañándose desnudo en una piscina? ¿O un robot que asesina a un humano en defensa propia? (Recomendación fílmica: Yo, Robot).

Fuente

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s